Skip Ribbon Commands Skip to main content
Share This

Verme látigo (Trichuris suis)

Síntomas:
Las larvas que penetran en las paredes del intestino pueden provocar irritación. Los vermes adultos del intestino grueso succionan sangre y dañan la mucosa, produciendo anemia, diarrea líquida y sanguinolenta y muertes ocasionales. Las infecciones de los lechones jóvenes pueden provocar pérdida de apetito, crecimiento lento y falta de desarrollo.

Especie :
Porcino

Importancia:
El verme látigo provoca pérdidas económicas debidas a reducción del crecimiento y deterioro del índice de conversión. Su distribución es mundial.

Diagnóstico:
Por observación de los huevos característicos en las heces y de los vermes adultos en el examen post-mortem.

Prevención:
Aplicar medidas de control generales. La erradicación resulta difícil porque los huevos pueden permanecer infectantes en el suelo durante 6 años.

Ciclo de vida:
Este verme debe su nombre común a su aspecto de látigo. Los dos tercios anteriores de su cuerpo son delgados y con aspecto filiforme, mientras que el tercio posterior es mucho más grueso. La cola del macho es rizada, en tanto que la de la hembra es recta. Los adultos miden unos 5 cm de largo. Los huevos pardo-amarillentos tienen forma de tonel y son lisos con un claro tapón en cada extremo. Se eliminan por las heces y son infectantes al cabo de 3 ó más semanas, momento en el cual se ha desarrollado el primer estadio larvario en su interior. Los huevos infectantes pueden sobrevivir varios años en la vegetación o en el suelo. Una vez ingeridos, los huevos eclosionan. Las larvas penetran en la pared intestinal y se desarrollan al estadio segundo, finalmente pasan al intestino grueso para madurar. El período de prepatencia es de 6 semanas. Se localiza en el ciego e intestino grueso, donde los vermes adultos se fijan a la mucosa introduciendo su parte fina anterior en la misma.

 

©2017